Saltar la navegación

COHERENCIA CON LA METODOLOGÍA DE LA EVALUACIÓN

A lo largo del módulo se ha destacado con frecuencia la importancia de la coherencia entre todos los elementos que integran la Metodología. 

En este apartado queremos detenernos en la necesidad de que el modo de llevar a cabo la evaluación se corresponda con el modo de enseñar y aprender. De no ser así, es más que probable que las metodologías activas pasen a ser un pasatiempo sin valor para los alumnos y las familias y se reclamen otras prácticas más consecuentes con el modo en el que evaluamos. Esta afirmación es especialmente cierta cuando dentro de la evaluación, nos centramos en la calificación.

Hemos comentado que la Metodología también se aprende por parte del alumnado. Lo mismo sucede con la evaluación. Tanto la orden de currículo como la Orden de 31 de octubre de 2014 sobre la evaluación en Educación Primaria contienen pautas para evolucionar de la evaluación informadora a una evaluación transformadora que contribuya a capacitar mejor los alumnos para desenvolverse en su entorno actual y futuro. Como afirma Neus Sanmartí (2007) Aquello que el alumno aprende y cómo lo aprende depende de cómo se plantea la evaluación y, muy especialmente, de los valores que se promueven a través de ella.

Evaluación transformadora

Estas afirmaciones se han especialmente explícitas en el artículo 3 de la Orden de evaluación sobre el carácter de la misma: 

Carácter de la evaluación

Para ser coherentes con todo lo anterior, como docentes debemos: 

  • Recabar información durante todo el proceso y adecuarnos a la realidad sobre los aprendizajes para mejorarlos.
  • Implicar a los alumnos en su evaluación, para ello son especialmente adecuados instrumentos de evaluación como la rúbrica y el portafolio relacionados con la autoevaluación y la coevaluación.
  • Definir unos criterios de calificación que incluyan con peso importante las tareas de clase y no solamente los controles finales.
  • Compartir con las familias y especialmente con los alumnos la información sobre lo que se va a evaluar, cómo y cuándo.
  • Utilizar diversidad de procedimientos e instrumentos de evaluación adecuados a las características de los estándares que queremos evaluar y a la diversidad de los alumnos.
  • Tener en cuenta los principios metodológicos también en la evaluación.

Los procedimientos e instrumentos de evaluación pueden consultarse también en el documento actualizado de Pautas para la elaboración de la Programación Didáctica en Educación Primaria (páginas 24 a 27).

Reflexión

"Si no cambia la evaluación, no cambia nada" Esta frase de Neus Sanmartí (Se puede ver en http://es.slideshare.net/lydiawq/competencias-y-evaluacin)  nos indica la importancia de la coherencia de la que estamos hablando.

Plantea cómo utilizarías la rúbrica como instrumento de evaluación para que fuera un elemento de aprendizaje para los alumnos.