Saltar la navegación

2.3. EL CORREO ELECTRÓNICO

El correo electrónico o e-mail (abreviación de “electronic mail”) fue uno de los primeros servicios proporcionados por las redes de ordenadores. Inicialmente se ideó como un medio para el intercambio de información entre científicos si bien hoy en día es el servicio más utilizado de Internet junto con la Web.

Tal y como deja entrever su nombre, el e-mail es un servicio que permite enviar mensajes entre personas con las mismas características que puede tener el correo postal ordinario. Así, un mensaje enviado por correo electrónico dispondrá, entre otras cosas, de una dirección de envío, un remitente, un mensaje e incluso una firma; los nombres y direcciones del remitente y del emisor serán únicas.   

En sus orígenes, el correo electrónico en Internet sólo permitía el envío de información textual pero en la actualidad se pueden enviar como datos adjuntos fotografías, documentos, vídeos, sonidos, etc.

     Alguna de las ventajas del correo electrónico son:

  • La posibilidad de enviar el mismo mensaje a varios destinatarios a la vez.
  • El destinatario no tiene por qué estar conectado en el momento del envío. Los mensajes que recibe son guardados en una especie de buzón donde permanecerán hasta que el destinatario abra y lea su correo.
  • La posibilidad de enviar, junto con el mensaje escrito, archivos o ficheros adjuntos que contengan imágenes, sonido o texto.
  • La rapidez con la que se envían y reciben los mensajes. En cuestión de minutos se puede enviar y recibir mensajes desde cualquier parte del mundo.

     Para que un usuario de la red pueda hacer uso de este servicio debe poseer una dirección de correo electrónica. Las direcciones de correo electrónico son únicas (es decir, no hay dos direcciones de correo idénticas) pero un mismo usuario puede tener varias direcciones de correo.

Fig. 1.36. Email_icon_crystal. Fuente: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/7/74/Email_icon_crystal.png Licencia Creative Commons

     Hay dos formas básicas de utilizar el correo:

a)      Mediante el Webmail (correo Web): esta forma de usar el correo surgió debido a la limitación que imponen los programas de correo de tener que configurarlos en cada ordenador desde donde se utilicen. Con el Webmail, desde cualquier ordenador que tenga conexión a Internet podemos leer y enviar correos. Además, los principales portales de correo electrónico (gmail, outlook,...) ofrecen cada vez mayor capacidad de almacenamiento, la posibilidad de configurar y sincronizar otras cuentas y servicios y aplicaciones interesantes asociados al mail.

b)       Mediante un programa específico de correo: hay multitud de ellos en el mercado; por ejemplo, Outlook Express de Microsoft, Thunderbird de Mozilla, etc. Estos programas tenemos que instalarlos en nuestro ordenador y la primera vez que se utilizan hay que configurarlos con los datos de la cuenta y servidor de correo.