Saltar la navegación

2.4. COMUNICACIÓN: EL CHAT Y LA VIDEOCONFERENCIA

El Chat nos permite, al igual que la mensajería instantánea, mantener una conversación escrita con otras personas en tiempo real a través de Internet.

Se puede hablar en modalidad pública, donde todos leen los mensajes de los demás, o en privado, donde solo dos personas pueden ver su conversación.

La diferencia con la mensajería instantánea radica en que el Chat no necesita tener instalado en el ordenador un programa cliente. La forma de acceder a un Chat se realiza a través de Internet. Existen multitud de sitios que ofrecen Chat gratuitos, solo tienes que acceder a ellos (a través de su página web), elegir el tema de la conversación y participar en ella. Para entrar en un Chat es necesario dar un apodo o «nick» que será el nombre con el que nos conocerán el resto de usuarios del Chat.

   Los Chat han recibido numerosas críticas. El anonimato de los usuarios provoca a veces la desconfianza y confusión de los mismos. Por ello suele ser recomendable entrar en Chat profesionales donde quede claro el tema a tratar y la seriedad de los usuarios.

Fig. 1.37. Chat. Imagen: Blog-commentskkkkk wikipedia. Fuente: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Blog-commentskkkkk.jpg Licencia Creative Commons.

 

Una evolución del chat son la mensajería por voz y la videoconferencia.

     Aunque puede parecer un concepto muy claro, ¿qué es la videoconferencia? La videoconferencia es un sistema de comunicación que permite a dos o más personas, localizadas en distintos puntos geográficos, mantener un intercambio de información de forma análoga a como si todos estuviesen hablando alrededor de una mesa.

     Los componentes necesarios para un equipo de videoconferencias son los siguientes:

  • Un elemento de transmisión: en estos momentos, con la generalización de la ADSL, las videoconferencias tienen una gran calidad.
  • Tarjetas de vídeo y audio.
  • Webcam (o cámara de vídeo) que nos permite enviar imágenes.
  • Micrófono y altavoces para enviar y recibir sonido.
  • Es necesario tener instalado un programa de videoconferencia.

Éstos programas se han ido perfeccionando y han sufrido un gran desarrollo en los últimos años llegando a hacerse muy populares, sobre todo Skype: por sus servicios gratuitos, su sencillo manejo y su utilidad en diferentes ámbitos (permiten acercar personas de una forma rápida, real, personal,...). Sin embargo, Skype no es el único que nos proporciona este tipo de servicios, también podemos utilizar: Hangouts, Oovoo, Viber,... Además, todos ellos han desarrollado aplicaciones capaces de dar el mismo servicio desde otros dispositivos como smartphones y tabletas.

Fig. 1.38. Icono Skype. Captura de pantalla